Inicio
Historia
Situacion
Tradiciones y Costumbres
Cuentos  Canciones y Dichos
Flora y Fauna
Rutas y Senderismo
Fiestas
Nuestras  Gentes
Fotografias
La  Mina
Lugares  Interesantes
Toponimia
Comarca  de  Gordon
Foro
lexico
Club 4x4  El Cristo
Malvas
Malva sylvestris
Elaborado por Ricardo G. Llombera
 

Familia: Malvaceae.

Etimología: Proviene de malakos, que quiere decir blando, por el carácter emoliente de la planta; sylvestris indica que es frecuente su presencia espontánea.

Distribución: Europa es su lugar de origen, y se encuentra en Asia occidental y norte de África. Naturalizada en el continente americano, especialmente en Estados Unidos y México, donde está considerada como planta invasora.

Hábitat: Es muy abundante en terrenos baldíos, huertos, cultivos, bordes de caminos, campos húmedos, sebes y escombreras de toda Europa. Crece hasta los 1500 metros de altitud.

Descripción: Planta herbácea perenne de la familia de las Malváceas,

de 20 a 140 cms de altura, que llama la atención por sus flores de color rosa púrpura con 5 pétalos. Generalmente erecta con ramificación.

Tallo: El tallo, frecuentemente ramoso, tiene una pilosidad o vellosidad áspera. Son leñosos en la base, pudiendo ser tumbados o erectos, alcanzando hasta 1,4 metros de altura.

 


Hojas:
Variables, alternas y con nervaduras bien marcadas que tienen pelos dispersos. Las hojas basales, de 5-10 cm, son suborbiculares o codiformes, con 3-7 lóbulos no muy marcados, crenadas o serradas y con un largo pecíolo. Las hojas superiores o caulinares son de forma redondeada con 5-7 lóbulos más marcados
.

Floración: De abril a octubre.

Inflorescencias: En forma de racimo de cimos helicoidales.

Flores: En las axilas foliares aparecen (muy raramente

solitarias) de 2 a 8 flores hermafroditas de color púrpura con vetas de tono algo más oscuro, de 2-6 cm de diámetro, con el pedúnculo de longitud variable. Los 5 pétalos hendidos o escotados de la corola, tienen de 15-30 por 8-12 mm, ovados, con la base cuneada, de color púrpura con los nervios más oscuros y que al secarse se vuelven azulados. El epicáliz, que rodea al cáliz y se inserta en su base, está formado por 3 piezas o brácteas de 2 a 7 mm, elípticas. Los 5 sépalos del cáliz son de 2 a 4 veces más pequeños que los pétalos, más o menos soldados, anchamente triangulares, conniventes y no acrescentes en la fructificación.

Los estambres son numerosos y tienen los filamentos soldados formando un tubo por cuyo interior pasa el estilo. Las flores se cierran al anochecer y cuando hace mal tiempo para proteger el polen. La polinización es esencialmente por medio de los insectos, aunque son capaces de autopolinizarse.

Frutos y semillas: De las flores surgirán los pequeños frutos circulares que se desarrollan sobre los tallos erguidos y recuerdan a un queso o a ciertas hogazas de pan. El fruto es una cápsula (esquizocarpo) formada por varios mericarpos (cada una de las partes en que se separan los esquizocarpos al madurar y que contienen una única semilla por gajo), con

forma arriñonada que se disponen formando una especie de disco con el dorso aplanado.
Al madurar se separan las semillas que se diseminan por la gravedad cayendo al suelo, las cuales conservan el poder germinativo alrededor de tres años.

Característico:
Las hojas redondeadas muestran hendiduras considerables, pero no están divididas. Los frutos forman ángulos prominentes entre cada gajo o mericarpo.

Especies parecidas: A pesar de que no existe constancia de su existencia en nuestra comarca, siendo la Babia alta la zona más cercana donde se ha constatado hasta el momento, se anota la Malva alcea, y a modo indicativo para permitir diferenciarlas, se señala que ésta tiene hojas redondeadas con hendiduras más o menos pronunciadas, y sus flores siempre se disponen individualmente en las axilas foliares.

Recolección
:
Las flores y las hojas. Las flores deben ser puestas a secar rápidamente y a una temperatura que no supere los 35° C, entonces tomarán un color azul. Cuando se cosecha la planta entera, se la lleva a secar primero y posteriormente se separan los tallos de las hojas.
Propiedades medicinales:
Existe una industria farmacológica alrededor de la malva. Se conocen en esta planta principios activos de cierta importancia como la arabinosa y la ramnosa. Toda la planta, y especialmente las flores y las hojas, contienen abundantes mucílagos. Las flores poseen un
pigmento hidrosoluble del tipo de las antocianinas Toda la planta es astringente, demulcente, diurética, antitusígena (calma la tos y la irritación de la faringe), expectorante (favorece la expulsión de secreciones de los pulmones y la faringe), emoliente (calma la piel y las mucosas inflamadas) y laxante.
Sus propiedades demulcentes las hacen bastante valoradas

en el tratamiento contra moratones, inflamaciones y picaduras de insectos, e internamente en el tratamiento de alteraciones de sistema respiratorio o digestivo. Los mucílagos le confieren propiedades emolientes y laxantes. Actúan tapizando las mucosas con una capa viscosa, protegiéndolas así de los agentes irritativos y facilitando su cicatrización. Las vitaminas A, B y C presentes en su composición le brindan propiedades calmantes, desinflamatorias, suavizantes y regeneradoras de la piel.

Usos: El uso de la malva se halla indicado en los siguientes casos:
Estreñimiento crónico: Sus hojas y flores en decocción, actúan como un laxante no agresivo, incluso en dosis altas, que lubrifica el conducto intestinal. Se recomienda especialmente a niños y ancianos.

Afecciones respiratorias: Tiene efecto expectorante y antitusígeno, por lo que se prescribe en infusión en catarros, gripes, bronquitis, tos irritativa o seca y en caso de asma.

Afecciones de las mucosas y de la piel: Aplicada localmente, en decocción para gargarismos contra las inflamaciones de la

boca y garganta, en infusión ayuda a curar las faringitis, decocción en las vaginitis, en pomadas o compresas las inflamaciones del ano y recto, los eccemas, el acné, los furúnculos, y, en general, todas las irritaciones superficiales.

Infusión o decocción: 30 gramos de flores y/o hojas por litro de agua, de la que se toman 3 o 4 tazas calientes cada día.

Aplicaciones culinarias: De la malva, que en siglos pasados se ha cultivado para la alimentación de las personas, se suelen consumir los brotes tiernos en ensalada (a las que se les puede añadir las flores) y las hojas cocinadas como verdura y también en sopas, a pesar de tener poco sabor.


Curiosidades: Esta planta, símbolo del sosiego y de la dulzura, ya era utilizada por los griegos hace más de dos milenios. Hipócrates la recomendaba como emoliente y laxante, propiedades que han sido demostradas, y que siguen vigentes en la actualidad.
Al fruto de las malvas los niños le llaman “hogazas” y con ellos solían jugar como si lo fueran de verdad, hasta al punto de ser consumidos cuando están verdes.
Al mismo tiempo eran usados junto con las hojas de las planta Pampajarín y Pan de Muria, para preparar platos de comida, que al finalizar el juego, se solían dejar entre las piedras de las murias cercanas para alimentar a los pajarines, pues se

decía que los consumían ávidamente. Al día siguiente se visitaba el lugar para comprobar si había sido aprovechado o no, y si se daba el primer caso (aunque nadie tenía medio de saber qué o quién podría haberlos hecho desaparecer) se consideraba un signo de buena suerte, y de mala en caso contrario.

También era motivo de entretenimiento, el arrancarlos antes de su maduración, para “abrir” el fruto, lo cual consistía en arrancar las envolturas en forma de hojas que lo cubren, y que dependiendo del estado de maduración, pueden estar cerradas o más o menos abiertas.
Existe la creencia de que curan todas las enfermedades si se cogen el día de San Juan antes de que salga el sol.

Se puede obtener de ellas un tinte de color verde.
Suele ser atacada por hongos de la especie Puccinia malvacearum, lo que produce la enfermedad de las plantas conocida como roya de la malva.
Si se observa el reverso de las hojas viejas de la malva, es posible encontrar, unas pequeñas verrugas redondeadas o alargadas si aparecen sobre su nervio de aproximadamente 1 mm y de color rojizo. Este hongo pertenece a una familia extensa que parásita plantas, de entre los cuales la roya de la malva es uno de los más fáciles de ser observado, que infecta los espacios intercelulares dentro de la hoja y sólo saca al exterior estas pequeñas verrugas que aparecen en el envés.

Además, tiene que padecer al gorgojo de las malvas (Lixus algirus), que es un escarabajo de la familia curculiónidos, con una gran predilección por vivir en ellas. Originalmente el gorgojo de la malva tiene color gris o marrón oscuro, discreto, aunque al visitar las flores de la malva se le pegan al cuerpo numerosos granos de polen que acaban por casi teñirlo de amarillo. Al sentirse observado se dejará caer al suelo, haciéndose el muerto, y desparecerá de la vista entre las hierbas bajas y la hojarasca. Los escarabajos de la familia curculiónidos se caracterizan por su cabeza terminada en una larga trompa. Los curculiónidos alcanzan el máximo exponente de la biodiversidad con unas 60.000 especies descritas, el récord absoluto entre todas las familias de seres vivos.
Diferencias entre M. sylvestris (parte superior) y M. neglecta (parte inferior) donde se aprecia que la primera tiene vetas violáceas en la parte interna de los pétalos, lo que no ocurre en el segundo caso....
 
 
 
 
 Queda prohibida la reproducción total o parcial de la página de Llombera, así como de las descripciones que contiene, la transmisión de las mismas por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, sin autorización previa y por escrito de los autores de la misma.
Webmaster: Belen Carreteras El  Tiempo